IZAL. Sábado 7 de marzo. Auditorio Manuel de Falla

Este sábado Granada tuvo el placer de recibir una vez más a Izal, una de las bandas del momento. En esta ocasión, el encuentro tuvo lugar en el Auditorio Manuel de Falla dentro del ciclo Los Especiales de Alhambra & Cía.

El concierto comenzó bastante puntual, unos minutos pasadas las 21 horas, en una sala abarrotada y expectante, que recibió a la banda con una gran ovación. De hecho, ya en la primera canción, Jenna Fischer, Mikel terminó de ganarse a un público que no se hizo de rogar, y ya se puso en pie, sin dejar de cantar ni bailar, desde el primer acorde. Con los motores ya en marcha, el espectáculo continuó con Asuntos delicados, A nuestros rincones y 28 horas. A estas alturas era más que evidente la “preocupación” del cantante por el público situado detrás de él (ya que este auditorio tiene asientos tanto delante como detrás del escenario) y quiso asegurarse de que también ellos disfrutaban del concierto durante toda la noche. “Es la primera vez que tocamos en un escenario con público a nuestras espaldas, ¡muchas gracias por haber comprado esas entradas!” bromeó Mikel antes de anunciarnos de que disfrutaríamos de la mayoría de las canciones de la banda durante unas dos horas de show “Esperamos que no os aburráis” añadió antes de regalarnos una cañera Palos de ciego donde destacó el impecable solo de guitarra de Alberto Pérez. Llegó el momento de sacar el “arma secreta”, el ukelele, y así disfrutamos de Tu continente y Conclusión en do para ukelele, aunque en esta última Mikel se olvidó de parte de la letra y tuvo que pedir al público que lo ayudara.

Entre canción y canción, la banda nos quiso mostrar un adelanto de lo que se podrá escuchar en su próximo trabajo de estudio: En aire y hueso, y nos avisó de que es un tema más tranquilo de lo que nos tienen acostumbrados, pero que no nos asustáramos porque no tienen intención de dejar atrás el sonido rockero que les caracteriza tanto.

La velada continuó con una potentísima Extraño Regalo, para continuar con una más que agradable sorpresa: una serie de temas interpretados en formato acústico. Esta fue, sin duda alguna, la parte más íntima y más cálida del concierto en la que todos los presentes nos sentimos parte del espectáculo mientras sonaban Sueños lentos, aviones veloces, A los que volveremos y Eco. Tras este momento de tranquilidad el grupo volvió a la carga con Ockham, canción que Mikel interpretó recorriendo prácticamente todo el auditorio mientras se paseaba entre un público encantado de tenerlo tan cerquita. Una vez de vuelta en el escenario, llegó el turno de Tóxica, en la que se lucieron Alejandro Jordá a la batería, Iván Mella a los teclados y de la canción con la que “empezó todo, Magia y efectos especiales. Después de preguntarnos dónde se sale en Granada y de recordarnos que después del concierto estarían por el Bar de Eric, daba inicio el sprint final de la velada. Hambre, Pánico práctico y Agujeros de gusano nos dejaron casi sin aliento, pero resistimos porque llegaba el turno de la que fue la tarjeta de presentación de la banda, Qué bien, con un divertido baile de Mikel y Emanuel Pérez “Gato” al bajo incluido.

Los chicos salieron del escenario entre aplausos gritos de un público que pedía más. Efectivamente, un par de minutos más tarde batería nos deleitó con una psicodélica introducción instrumental de Despedida, seguida de Prueba y error y La mujer de verde, canción con la que cerraron esta increíble velada.

Texto por Esther S. Gómez

Fotos por Rocío Bohórquez

Qué se te pasa por la cabeza?