Viernes, 5 de mayo. Sala Boogaclub.

 

No siempre tenemos la oportunidad de pasar una velada tan especial como la del pasado sábado en la sala Boogaclub con Lázaro y Havalina, que nos dieron dos actuaciones de gran calidad en las que la gente no se aburrió.

Los madrileños Lázaro fueron los encargados de abrir la velada para demostrar que sobre el escenario son un exponente de fuerza con una larga trayectoria por delante. Presentando su disco Soles y pingüinos, nos llevaron al espacio gracias a «Vía Láctea». Nos deleitaron con canciones como «Compás Averiado» y sacaron su arsenal con «La Bailarina», en la que la gente dio todo lo que tenía. No dejaron para nada indiferentes «Bestias de la Guarda» o «Lazo Umbilical».

Mención aparte a la colaboración en directo de Manu Cabezalí, en este caso más que como cantante de Havalina como productor de Lázaro. Una actuación de 10 para un grupo pequeño que seguro nos dará mucho de qué hablar.

En lo que se refiere a Havalina, dejaron el listón a la altura que se merece su actuación. Abriendo el espectáculo con «Abismoide», no dejaron que la gente parase de moverse y cabecear ni un momento con una sucesión de temas como «Más velocidad» o «Un Reloj de Pulsera con la Esfera Rota», haciendo muy pocas pausas y favoreciendo un dinamismo en el concierto para que todo el mundo disfrutase de su música como un continuum.

Havalina no ceja en su empeño de demostrarnos que saben lo que es transportarnos a otras realidades con su música, y siguieron con «Lazos Rotos», «Alta Tormenta» o «Imperfección», para terminar con un trío de canciones rompedoras como «Viaje al Sol», «Incursiones» (sin duda la más coreada por el público) y «Trópico Fantasma».

La gente siguió pidiendo más y a modo de coda nos deleitaron con «Norte», «Sueños de Esquimal» y «El Estruendo», poniendo broche final a esta genial noche de la música.

Por Gonzalo de la Orden

Fotos Mar B Zapata

Qué se te pasa por la cabeza?