IMG_1604 (640x427)

Crucificados Fest. Martes 3 de mayo. Sala La Sala.

Con un calor infernal de Cruces, nos fuimos a la Sala. Nos saluda amablemente un Dani apurado, recién llegado. Tras la prueba de sonido y un poco de retraso que se acentuaba por los 27,5 °C a la sombra, comienza el espectáculo.

Los granadinos Perro Mojado son los primeros en tocar. El público (que luego crecería) pese al calor un poco rezagado y abotargado no se queda quieto. Escuchamos temas como “Duelo a garrotazos”, “Amor en el Ascensor”, “La chica de las curvas”, “¡Qué mala hora!” o “¡Mátalo ya!”. Nuestros particulares reyes del punk pantanero caldean el ambiente para lo que vendría después, aderezándolo con su ya conocida “Carolina”, “Sólo pienso en pienso” y “El Yeti”.

Así, los encargados de abrir esta peculiar y satánica tarde de Cruces se despedían con sus versiones de Happy Blues de The Oblivians y deSonic Reducer de Dead Boys.

Llega el turno de Radio Days, estos tres chicos italianos con instrumentos y zapatos preciosos se ganaron nuestro corazón con sus canciones y su constante agradecimiento en cualquier idioma posible. Quien no bailó fue porque no quiso. Con su sonido fresco y cuidado y su característica estética que recuerdan a los Beatles, entre lluvia de confeti nos regalaron temas de su nuevo disco Back in the Day como “Why don’t you love me anymore?”, “Back in the day”, “Subway Station Girl” o “You Won’t Fool Me Twice”, la encantadora “Deep Blue Eyes”  y otros de sus anteriores trabajos como “Girl Girl Girl”, “Don’t Play With Fools”, “Everything Flows” o “Tomorrow”. Una gran apuesta estos simpáticos chicos y su batería, Paco Orsi, ejerciendo de maestro de ceremonias de una especie de ruleta del rock ‘n’ roll en la que pueden tocar regalos como un mash-up entre The Beatles y The Clash.

Con un público que se había multiplicado considerablemente, entran en escena The Priscillas, con Jenny Drag al mando, destacan por su vestuario, su estilo y su capacidad de hacer ruido. Estas dueñas y señoras del glam no nos dejaron parar ni un segundo. Después de la lluvia de confeti de nuestros amigos italianos, empezaron sin dar tregua con su “Gonna Rip Up Your Photograph”, seguida de la pegadiza “(All the Way to) Holloway” para pasar por temas como “Bad Girl”, “Timing”, la divertida “Jimmy in a Dress”, “Oh Keiko”, “Searching for Simon”, “Y·O·Y” hasta su fantástico cover de “We Got The Beat”. Para rematar la faena, nuestras superheroínas cerraban con “Superhero” y daban paso al plato fuerte de la noche.

 “Hola, cochinos”. Así nos saludaba Leighton Koizumi, legendario frontman de los inmortales del garage rock sucio, The Morlocks. Los americanos pasaban por Granada presentando su tour The Return of the Rat con el que recorren nuestro país. Y la rata volvió. Después de la espera, teníamos rata para cenar y esperábamos hambrientos platos comoSex Panther”, “Killing Floor”, “Your Body Is Not Your Soul”, “Burn Me Out”, “Dirty Red” o “My Friend The Bird”. Entre halagos a alguna dama del público de Koizumi y su español pudimos escuchar canciones como “Teenage Head” con una armónica que entraba directa al alma, “I Don’t Do Funerals Anymore” o las nuevas “Time To Move” o “Hang Up”. Canciones que acabaron de caldear el ambiente, junto con las desternillantes intervenciones en español del frontman, y que despertaron hasta al más rezagado. Con todo un arsenal de temazos, de buena música, de antes, de siempre y de ahora, y de prestancia The Morlocks no defraudaron a ninguno de los asistentes.

Para esta alternativa a una tarde de Cruces como para todo hay una primera vez y con un estreno así solo podemos esperar que el año que viene, a los que no nos gusta bailar sevillanas, podamos volver a celebrar las Cruces de esta manera.

Por Elena Galea

Fotos por Carlos de la Pascua

Qué se te pasa por la cabeza?