“Soy compositor, guitarrista, cantante, productor, editor… ¿alguien da más?” LÁPIDO

Hablamos con José Ignacio Lápido antes de la presentación de Formas de matar el tiempo en la sala El Tren mañana sábado.

Se te tacha de pesimista ¿eres tú o son tus canciones?

No creo que sea pesimista. Ningún pesimista se pone a tocar la guitarra y a componer canciones. Lo que soy es un optimista bien informado, como se suele decir. La realidad no da muchas opciones para dejarnos engañar por los cantos de sirena del Sistema, y mis canciones van por ahí, planteando dudas más que dando respuestas.

¿Puede una canción con tintes de “tristeza” resultar tan bella como por ejemplo “Muy lejos de aquí”?

Lo he comentado otras veces: con la música y con el arte en general lo que se intenta es crear belleza, y esa belleza muchas veces no parte de un tema “bello” de por sí o de lago agradable. He puesto el ejemplo del Requiem de Mozart: una partitura hecha para una misa de difuntos, que no es lo que se dice un tema de lo más alegre del mundo, la muerte, pero es de tal belleza que nos conmueve  a todos los que lo escuchamos. En mi caso en particular los sentimientos de pérdida, la duda existencial o el desencanto vital son algunos de los temas que me llevan a ponerme a escribir canciones. También hay ironía y cierto sentido del humor.

Comentas que  te ha costado escribir las letras de “Formas de matar el tiempo” ¿qué ibas buscando?

Pues si te digo la verdad, no buscaba nada a priori. Yo voy encontrando palabras, rimas, conceptos… son cosas que flotan en algún lugar de mi subconsciente y llega un momento en que mi yo consciente ejerce de domador y pone en orden a las fieras, convirtiéndolas en estrofas y estribillos.

“Esencia lapidiana” se ha hecho recurso entre las reseñas a tus trabajos y las crónicas de tus directos (incluso de algún otro) ¿Cómo te lo tomas?

Parece el eslogan publicitario de un perfume.

Hace poco en un extenso post Coque Malla, además de disertar sobre la actitud de muchos asistentes a directos, hablaba de su evolución. Acababa diciéndole a aquellos que le criticaban no ser el de Los Ronaldos que era tan fácil como no seguir apostando por SU producto. Sin embargo sobre ti se escucha y se lee “Suena a lo de siempre. No ha cambiado nada” ¿estas afirmaciones son positivas o negativas?

No lo sé, eso habría que preguntárselo a los que afirman tal cosa. Lo que sí me gustaría es que alguien pusiese un disco de 091 del año 87 y luego uno mío y me dijera si suena igual y si no ha cambiado nada. Yo creo que muchas veces se habla un poco a la ligera. En cualquier caso antes hacía rock y ahora también… será eso.

Tal y como está el mercado, en cualquier materia no solo la musical, ¿la autogestión (con Pentatonia Records) sigue siendo una liberación o se ha convertido en una “carga”, un gran riesgo?

La autogestión discográfica tiene sus pros y sus contras. Lo positivo es que tú eres el que decide todo acerca del disco que vas a sacar: no hay nada que se escape a tu control, y eso está bien, siempre que cuentes con buenos colaboradores, como es mi caso. Lo malo es que hay que dedicarle mucho tiempo, mucho trabajo añadido al propiamente musical, pero esa es una objeción menor. Yo tomé la decisión de editar mis discos en 2005 y creo que hice lo correcto.

Sigues confiando en tus músicos “de siempre”; Víctor Sánchez, Raúl Bernal, Popi González y Paco Solana ¿es más fácil todo con ellos?

Sigo con ellos porque son gente de mucho talento musical y además son excelentes personas, ¿qué más se puede pedir? He grabado tres discos ya con esta formación y en discos anteriores algunos de ellos también habían participado. El hecho de llevar tanto tiempo junto hace que la interacción entre nosotros sea muy fluida ya que hay mucha afinidad personal y musical.

Raúl (con Jean Paul) y Víctor Sánchez se han embarcado en trabajos paralelos. ¿Tan mal les tratas que tienen que buscarse otra salida? No, ya en serio, ¿qué opinas de sus propuestas?

Paco Solana también tiene su propio grupo, SUE, con el que ya ha grabado un disco y va a meterse de nuevo en el estudio en breve. A mí me parece perfecto que cada uno dé rienda suelta a su creatividad en sus propios proyectos. Son buenos compositores, y para mí significa un reto trabajar con músicos que saben muy bien hacer canciones: me obliga a tener mucho cuidado con el material que les propongo cuando voy a hacer un disco.

La producción no te gusta demasiado, las letras te ha costado escribirlas… ¿es el directo tu momento preferido de la salida de un nuevo trabajo?

El que no me guste demasiado producir discos no significa que no lo haga rigurosamente. Y el que me cueste terminar las letras no quiere decir que no le dedique el tiempo que haga falta para que queden perfectas. Nada es fácil. Tocar en directo es otra de las facetas de mi trabajo, que es múltiple y diverso. Soy compositor, guitarrista, cantante, productor, editor… ¿alguien da más?

Festivales, salas, teatros… ¿Dónde te sientes más cómodo?

En las salas, siempre y cuando tengan un buen equipo de sonido y estén debidamente acondicionadas.

Volviendo a la crítica de Coque Malla, esta vez respecto a la actitud en los directos ¿te has encontrado con público que no ha respetado lo que pasaba sobre el escenario, ni al resto de los asistentes? Últimamente no hay crónica de un directo en el que tengamos que destacar la “mala educación” de una minoría, que desafortunadamente se convierte en relevante, del público consumidor de música en directo.

Normalmente la gente que viene a mis conciertos está pendiente de lo que pasa en el escenario. Cuando vas tocando en acústico lo que ocurre es que cualquier conversación se oye en el resto del recinto. Yo hice mi gira acústica por teatros y eso no ocurrió porque la gente en un teatro se muestra respetuosa.

¿Afrontas tus directos en Granada, tu casa, de manera diferente al de cualquier otra ciudad?

Igual que en otros sitios, pero qué duda cabe que tocar delante de tus amigos, familiares y conocidos marca un poco.

¿Qué podemos esperar del próximo concierto en la Sala El Tren el sábado 18?

Es la presentación del nuevo disco y por lo tanto el repertorio estará centrado en él, aunque también tocaré temas de discos anteriores.

En España “la escena musical es bastante patética.” son palabras tuyas. El patetismo en la música nacional… ¿dónde se focaliza; productoras, promotoras, músicos, medios, consumidores…?

No me refería a la calidad de los artistas sino a la industria. Si comparas lo que hay aquí con el nivel de los países que nos rodean te das cuenta de que estamos a años luz, sobre todo por el interés que el rock despierta aquí, que es bastante minoritario.

Desde Granada es cool! agradecemos a José Ignacio Lápido sus palabras y su tiempo. Y esperamos que el sábado en El Tren… ¡no falte nadie!

Qué se te pasa por la cabeza?