_5-640x427

Viernes 16 de septiembre. 14:00. Palacio de los Córdova.

No cabe duda de que el vínculo, bien causalidad, bien casualidad, entre música y Granada merece algún estudio. El macroconcierto organizado por Cervezas Alhambra, que tuvo lugar el viernes 16 en el Palacio de los Córdova, concentró, con la Alhambra como telón de fondo, a los artistas que mejor definen la idiosincrasia granaína.

Soleá Morente tuvo el honor de inaugurar el evento. El inicio fallido del concierto -un apagón interrumpió abruptamente mientras sonaba La ciudad de los gitanosno le impidió brillar, una vez más, con luz propia. La misión de continuar el camino que otrora emprendiera su progenitor no le queda grande. El momento estelar del concierto, el primero de tantos que se sucederían a lo largo de la tarde, vino con una versión de Las cinco como siempre, con Alonso y José de los Napoleón Solo encima del escenario.

Nos habían avisado de que habría sorpresas, y Ángel Carmona (Radio 3) fue el encargado de guiarnos hasta la primera de ellas. A través de un camino de cipreses, nos condujo hasta un pequeño escenario en el que esperaba el catalán The New Raemon. Con Javi Vega al bajo como fiel escudero, desgranó los temas más hirientes de su último trabajo hasta la fecha, Oh Rompehielos.

_8-640x427

La siguiente sorpresa vino tras la pausa para la comida. Paco Román, alma de Neuman, vuelve con más fuerza que nunca tras recuperarse de sus problemas de salud. Demostró que con una guitarra le basta para conquistar al público con temas como Too Pretty y Turn It.

El Grupo de Expertos Solynieve, uno de los platos fuertes de la jornada, continúa con su misión de reconquistar Graná. Así empezaron su concierto, con el himno de todos los granaínos, de nacimiento o adopción, que acaban invadidos por la saudade cuando están lejos del hogar. Un concierto de los Expertos es un manantial de ritmos sureños con los que no dudan en posicionarse de qué lado están. De la ya conocida versión de los Byrds, La balada de buscando mi destino, al ajusticiamiento popular con Colinas Bermejas, los Expertos hacen el retrato más fiel de esa Graná que se niega a morir. La exquisitez técnica y su discurso, nada zafío y menos burdo, son de agradecer en un tiempo en el que, cada vez más, la nadería y la morralla inundan las propuestas musicales.

Tampoco cabe duda de que el grupo del momento son los Cero. Después de casi veinte años de parón, la expectación por verlos sigue siendo enorme, a pesar de los numerosos bolos que ya han dado. Se contaban por decenas los que iban ataviados con camisetas serigrafiadas con el número de la policía. Los hermanos Lapido y compañia se dedicaron a revisitar sus clásicos, desde La canción del espantapájaros a La vida qué mala es o La torre de la vela. Un recorrido que contentó a los presentes, ávidos de nostalgia por un pasado que, casi siempre, fue mejor.

_15-640x427

La última sorpresa venía de la mano de Antonio Arias, quien tampoco podía faltar en lo que ya era una fiesta. La carrera musical de Arias está marcada por un continuo vaivén de estilos y propuestas, por lo que siempre es imposible adivinar por dónde saldrá. En esta ocasión, hizo las delicias de los presentes acompañado por Tymon Dogg.

Los Planetas fueron el broche de oro perfecto. Jota, Florent y Julián aparecieron en el escenario acompañados por el trío de cuerda Cosmotrío. Sin percusión o teclados -faltaban Eric y Banin- el brillo de las cuerdas realzó el sonido de los temas que a la postre conformarían la actuación más especial de la tarde. Tras abrir con Los Poetas, la sorpresa llegaba con la tan especial Línea 1. David y Claudia sonó más hipnótica que de costumbre. La sinergia entre La copa de Europa y el enclave, a los pies de la Alhambra, convirtió tal momento en una experiencia sensorial, casi catártica, que pocas veces se repetirá. Ya sin Cosmotrío, el grupo tiró de hits: una versión al ralentí de Corrientes circulares en el tiempo y Un buen día, con la que, tal vez, y sin darse cuenta, resumieron la jornada de muchos de los allí presentes.

_11-640x427

En definitiva, un día que se convirtió en una reivindicación de la tapa y la cerveza como estilo de vida y un alegato a favor de los sonidos granaínos como banda sonora de nuestra existencia.

Texto por Juan C. Salar

Fotos por Mar B Zapata

Qué se te pasa por la cabeza?