La Bien Querida. Sábado 24 de octubre. Polaroid Club

Que en Granada coincidan los eventos, no es nada nuevo. Pero, por suerte para nosotros, contamos con promotores majísimos que hacen todo lo posible para que no nos perdamos nada. Y eso es lo que pasó el sábado pasado, 24 de octubre, noche en la que coincidían el concierto de La Bien Querida, que venía de la mano de Polaroid Management, con el tercer aniversario de Discos Bora-Bora.

Así pues, con rigurosa puntualidad, para que pudiéramos disfrutar de todo, a las 21h comenzaba la actuación de Ana, que venía, al igual que hace dos años, en formato acústico, acompañada de David a la guitarra y sintes, su guitarra de doce cuerdas y un precioso vestido blanco, como si de una novia se tratara.

Venían para presentar Premeditación, Nocturnidad y Alevosía, pero aprovecharon para hacer un repaso de su carrera y Ya No era el punto de partida de lo que sería una apasionada puesta en escena, en la que el público cantaba letras incluso de los temas no tan conocidos como El Origen del Mundo y en la que simplemente hicieron falta las primeras notas de Queridos Tamarindos para poner a la repleta sala a bailar.

Y es que poco importaba el formato acústico para que el público enloqueciera cantando como auténticos groupies con Los Picos de Europa, Corpus Christi o Carnaval. Bendita despertaba pasiones y numerosos gritos de “¡guapa!”, a los que ella no se pudo resistir y sacó su mejor sonrisa.

La tranquilidad se supone que vendría de la mano de Sentido Común, pero Ana se soltaba la melena (literalmente) mientras, siempre sonriente, pasaba a la que le habían pedido desde el público (que casualmente era la que seguía), Arenas Movedizas.

El calor de la sala se hacía ya insoportable pero, aún con ese agotamiento, las mitiquísimas Hoy o 9.6, que sonaba en su versión más lenta, estuvieron acompañadas de los coros de los seguidores del grupo en todo momento. Y quizás fue lo bonito que sonó, pero el aire empezó a funcionar y nos dio la vida de nuevo a todos, para poder gritar junto a Ana que Muero de Amor.

Pero para morirnos de amor era lo que seguía pues, ya costumbre en sus visitas a Granada, llamaron al escenario al siempre invitado de honor, Jota (Los Planetas, Grupo de Expertos Solynieve), para acompañarles a La Veleta, que sufrió de algún problema técnico al principio, pero nada que no se olvidara con ese momento tan especial.

Tras esto, “se despedían” haciéndonos conocer esos Poderes Extraños (de Granada), que sonaba en un formato más eléctrico. Pero, emocionados, se volvían a sentar para cautivarnos con De Momento Abril y llenar la sala de palmeros improvisados. Tampoco podían irse sin que sonara A Veces Ni Eso, aprovechando el entusiasmo del público para que se encargara de cantar casi toda la canción.

Y, cuando ya se iban de verdad, Ana, un poco reticente ante la idea de bajarse del pequeño escenario, llamó de nuevo a su amigo Jota, quien se hacía el disimulado para finalmente ceder y subir a despedirse de la mejor manera que nos podían ofrecer. Nos regalaron un improvisadísimo No Sé Cómo Te Atreves, que se quedó ahí para el recuerdo e hizo que a más de uno se le saltara la lagrimilla. El público, que miraba expectante y en silencio, animado por Ana, se unía a cantar con fuerza el estribillo, cerrando así de manera radiante el primer espectáculo de la noche.


Por Ana López

Fotos de Laura Martín Anaya

Qué se te pasa por la cabeza?