Diario de una B.S.O. polémica: Lori Meyers incendian las redes.

Hace una par de semanas el grupo granadino Lori Meyers dio a conocer una noticia que dejó a pocos indiferentes: han compuesto una canción para la B.S.O. de la película Los Juegos del Hambre: En Llamas. La canción se llama Hombre a tierra y ya la podemos escuchar.

La polémica surge porque, según algunos comentarios que he podido leer tanto en Twitter como en Facebook, no “está bien” que un grupo indie, como son Lori Meyers, no debería “venderse” haciendo una canción para una superproducción americana, que encima va más bien dirigida al público adolescente. A mí esta discusión me recuerda bastante al tema “Dorian en la B.S.O. de A tres metros sobre el cielo”. El grupo barcelonés fue prácticamente lapidado por “venderse”, pero nunca se ha dicho nada de otros grupos/músicos que también participaron en la B.S.O. de la misma película como Anni B Sweet o L.A. o bien de su secuela Tengo ganas de ti cuya B.S.O. (que por cierto, a mí me parece una gran B.S.O. aunque la película no me guste en absoluto) contó con canciones de Zahara, Delorean, Polock y Corizonas, entre otros.

Entonces, resumiendo,¿Lori Meyers y Dorian son unos vendidos, pero el resto de grupos que aparecen en B.S.O. no? No le veo mucho sentido. ¿Por qué juzgamos a unos u otros, por el hecho de haber colaborado en determinado tipo de proyecto, o por su música o público?¿Si en lugar de Lori Meyers, hubiera sido, por ejemplo, Joe Crepúsculo el que hubiera compuesto una canción para esta película, se le habría criticado igual? Lo dudo.

Últimamente está habiendo mucha polémica y mucha crítica a grupos, y creo que, sinceramente, juzgamos sus actos por quiénes son, y no por el acto en sí. Hace poco también hubo mucho revuelo por unas declaraciones algo desafortunadas de Supersubmanira acerca del secuestro virtual que sufrieron los componentes de Delorean. Aunque es cierto que quizá sus palabras fueron poco apropiadas para la situación, también hubo una descontextualización de sus declaraciones y al final la noticia resultó ser todo un bombazo en las redes sociales (vaya, qué oportuno y qué bueno para la prensa, ¿no?). Ahora repito la reflexión de antes, si en lugar de Supersubmarina los protagonistas de esta historia hubiesen sido, por ejemplo, Los Planetas, ¿habrían tenido lugar las mismas críticas y la misma repercusión?

En el caso concreto de Lori Meyers componiendo para Los Juegos del Hambre no he podido evitar fijarme en el resto de de la B.S.O. y pensar si también al resto de los grupos se les criticará por aparecer en ella. Patti Smtih, Antony & The Johnsons, the National o Coldplay son algunos de ellos, y, personalmente, creo que todos ellos son buenísimos. De hecho, este tipo de cine tan comercial y “adolescente” suele tener unas B.S.O. increíbles. Por ejemplo, en la B.S.O. de la saga Crepúsculo nos encontramos con grupos como Grizzly Bear, Editors, Muse, Lykke Li, The Killers, Radiohead, Fanfarlo, Vampire Weekend, Bombay Bicycle Club, Florence + the Machine por citar algunos. Sí, la película será peor o mejor, pero la B.S.O. es una genialidad, y eso es innegable.

De hecho, si tuviera que criticar algo sobre las B.S.O. de películas actuales, sería la decadencia que han sufrido las películas de animación infantiles. Cuando yo era pequeña, tenían canciones preciosas, cuyas letras inculcaban valores de amistad, solidaridad, amor… ¿A quién no le marcó la maravillosa B.S.O. de Tarzán de Phil Collins, en varios idiomas, encima? En cambio, ahora es Juan Magán el que compone canciones para películas infantiles (Tadeo Jones), y en Gru 2, se puede escuchar “que no pare la fiesta, don’t stop the party” de Pitbull. Muy educativo, sí señor.

Yo no sé si veré la próxima película de Los Juegos del Hambre, pero seguramente sí que le echaré un “vistazo” a su B.S.O. porque promete. Aunque la película no me llame especialmente la atención. Y a los que os parezca mal que un grupo aparezca en la B.S.O. de este tipo de películas, que no os pille escuchando a NINGUNO de los grupos citados en este artículo, porque según vuestro criterio son todos unos vendidos.

Por Esther Susana Gómez Anguita


Qué se te pasa por la cabeza?