El pasado jueves 12 de noviembre acudimos a la sala Plantabaja para presenciar algo que muchos llevábamos bastante tiempo esperando. La promotora granadina Fuzzy Chain siempre apuesta por los grupos más novedosos de la escena underground internacional, y en esta ocasión  volvían para arrasar la ciudad y llenarla de punk y mucho rock, por lo que contamos, esta vez, con la presencia de Los Harakiri y de Kim & The Created.

No era la primera vez en Granada para Los Harakiri, banda local formada en 2014 a la que ya hemos tenido la ocasión de ver por las diferentes salas de conciertos de la ciudad. Encargados de caldear el ambiente de la noche, comenzaron su repertorio musical sobre las 21:45 versionando a unos de los grupos de los que beben, Gun Club, con su tema Sex Beat.

Así, mientras esperábamos a que sala comenzara a llenarse, pudimos escuchar temas del grupo como Muerte al líder, Animal, Transiberiano o alguno que otro nuevo entre otros, todos sucediéndose sin pausa. Sus temas podríamos clasificarlos  en el garage punk o el blues más oscuro y rítmico, cuyo sonido recuerda a artistas tales como Link Wray o Howlin’ Wolf.

45 minutos más tarde subían al escenario Kim & The Created, una joven banda californiana que se ha convertido en la última estrella del conocido sello Burger Records. Llegaban por primera vez a la ciudad, dispuestos a presentarnos todos sus temas de la forma más excéntrica posible, gracias a Kim House, una rubia (aunque ese día fuera morena) cuyo espectáculo es digno de ver. Más que un concierto, la actuación es todo un espectáculo en el que Kim, como si estuviera poseída por algún demonio, se contornea, salta, se restriega con el suelo, mirándote fijamente o con los ojos vueltos entre el público. También escupe, se sube a la barra de la sala,  o se pasea cual zombie entre el público.

Durante el concierto, pudimos escuchar sus últimos temas , entre otros, Get Go, Dead to Me, Get Away o Never Again, donde saben fundir el punk, el psychobilly o incluso el grunge en un oscuro sonido, bebiendo de grupos como The Cramps, Shannon and The Clams o los Sonics. La velada fue intensa aunque de corta duración, ya que a las 23:15 el concierto había acabado, aunque era normal tratándose de dos bandas jóvenes con pocos temas.

Desde luego, Fuzzy Chain ha vuelto a coronarse ( en el buen sentido de la expresión) con este par de bandas , haciendo que la ciudad temblara durante unas horas.

Qué se te pasa por la cabeza?