biznaga_1 (640x427)

Sábado, 11 de noviembre. Sala Plantabaja.
Parece que fue ayer el día que cuatro amigos acordaron a la luz y el calor de un bar crear una promotora de música a la que bautizarían con el nombre de Fuzzy Chain. En estos casi dos años, estos chicos han removido cielo y tierra para traernos las propuestas más pogueables del panorama internacional. Los que les hemos acompañado fielmente en el camino sabemos el sufrimiento, la dedicación y el tiempo que supone un proyecto de estas características en una ciudad que no siempre responde y que hace desmerecer muchas veces el cariño que hay detrás de cada concierto.

Es por todo esto que el sábado pasado al bajar las escaleras del Plantabaja se nos iluminó la cara de alegría. El público esta vez lo sabía, no era un concierto más, era el concierto. La sala prácticamente llena recibió con calurosos aplausos a Biznaga, que venían dispuestos a arrasar todo lo que se pusiera por delante, ya que los integrantes del cuarteto malagueño-madrileño funcionan como una bomba de relojería.

biznaga_3 (640x427)
Si hablamos de rabia, letras con adjetivos, sustantivos y derivados de putrefacción y ganas de criticar una sociedad rancia a martillazos, hablamos de Biznaga. Como ir al trabajo escuchando música y que no te importe que ya suenen las campanas y que llegas tarde. Ya asentados en el panorama nacional y expandiéndose hacia las Américas como un virus, Biznaga se consolida con su Sentido del Espectáculo (Solvenly Records, 2017), producto de un leve coqueteo de ese punk garage con el pop. Pero todo esto lo sabíamos desde que saliese su Centro Dramático Nacional. La ira, la energía y la actitud. La tragicomedia. Escuchábamos canciones como “Las brigadas enfadadas”, “Héroes del No” u “Oficio de Tinieblas” ensambladas sin descanso y temas ya conocidos como “Cul-de-sac”, “Divino Fracaso” “Mala Sangre”, “Mediocridad y Confort” o “Una ciudad cualquiera” que tenían a un público fiel que coreaba todas las canciones, algunos volando por los aires, manos en alto, sudando, cantando a pleno pulmón y alguno un poco más recatado pero ninguno indiferente. Un plato fuerte que demuestra que sigue habiendo punk rock del bueno.

biznaga_2 (640x427)

Los encargados de abrir la velada dramática eran los alicantinos Futuro Terror. Hace apenas dos meses estrenaban su flamante Precipio (BCore Disc, 2017), del que pudimos escuchar la canción que da nombre al disco, “Aelita” o “Tumba de Cristal” y otras de su anterior trabajo como “Futuro Terror”. Un directo eléctrico, fresco, contundente y aunque con su toque también de rabia, unas guitarras limpias y potentes. Como salir de fiesta con Bécquer.

futuroterror_1 (640x427)

Y hablando de precipios, todo un placer Fuzzy Chain, como llevar un precipio en la espalda y sentir la adrenalina de caerte constantemente.

 

Por Elena Galea y Mar B Zapata

Fotos de Mar B Zapata

Qué se te pasa por la cabeza?