AMATRIA_Por Laura Martín Anaya_3A

El pasado sábado estuvimos en Plantabaja disfrutando del concierto de Amatria que presentaba su último disco, Algarabía, aunque también dejó su lugar a temas más populares de anteriores trabajos que el público pedía literalmente a gritos. Fue un concierto muy intenso, de esos que a la vez que te llenan de energía, te dejan sin aliento.

Amatria lleva diez años existiendo, pero no fue hasta 2012 cuando Joni Antequera decidió dejar otros proyectos y centrarse en el suyo propio; a partir de entonces fue descubriendo el camino de la música electrónica con Ley Dj y como productor de Elyella Djs (encargados de seguir con la fiesta tras el concierto). Más tarde, en 2015, su single Chinches llega a todos nosotros y, junto con el resto del disco, nos hizo flipar. Fue un golpe de aire fresco, una música que por supuesto está dentro de lo que (hoy en día) se considera indie, pero que varía hacia la electrónica, loops sin fin con pequeñas variaciones y mucha pegada, una base melódica resistente y letras pegadizas.

AMATRIA_Por Laura Martín Anaya_4

Sin duda petaron el concierto, así de claro, no tanto por la cantidad de público sino por la actitud del mismo; todos defendían orgullosos su hueco en las primeras filas y rellenaban los pocos que había en la sala sin parar de bailar; público variopinto, por cierto. Así es Amatria, a todo el mundo gusta.

Comenzaron con el primer track del nuevo disco, Discordia al que le siguió Me falta algo, del anterior; un inicio acertado, ni aburrido ni demasiado intenso, lo justo para entrar en calor tras sentir en cada hueso los 3 grados que hacían en Granada. Llegó la hora de ser humanos con Hay miedo y una versión de Lucha de Gigantes, antes de olvidar que lo somos para luego convertirnos en el Animal que tanto nos hizo disfrutar. Ese intermedio fue clave para acabar como acabamos esa noche, dándolo todo por ambas partes, satisfechos y esperando a los protagonistas de la noche para charlar con ellos y sacar alguna que otra foto. Escuchamos Siempre que quiera, El coche fantasma y su procedencia, Además o Un poco de fe, que fueron de las canciones más coreadas del concierto, aparte de la traca final, eso fue otro rollo.

La noche acabó por todo lo alto con los hits El golpe, Chinches y Atarax, de su anterior disco, que como quedó claro, siguen funcionando a la perfección.

 

Por Laura efe.

Fotos de Laura Martín

Qué se te pasa por la cabeza?